La ciudad subterránea de los gigantes descubierta en el Gran Cañón

Hace muchos años, algunos artículos en los medios revelaron pistas sobre una construcción subterránea y colosal en el Gran Cañón, que bien pudo haber sido: La Ciudad Perdida de los Gigantes. Según un artículo publicado en The Arizona Gazette el 5 de abril de 1909, el Gran Cañón era el hogar de una civilización que probablemente, y según las estructuras encontradas, consistía en individuos gigantes.

Además, según la historia de la Gaceta del Sr. Kinkaid, el arqueólogo del Smithsonian Institute, que financió las exploraciones, realizó descubrimientos que muestran casi de manera concluyente que la raza que habitaba esta misteriosa caverna, excavada en roca sólida por manos humanas, era de origen oriental o posiblemente de Egipto que se remonta a Ramsés.

LA ENTRADA SE EXTENDÍA BAJO TIERRA POR CASI 700 METROS.

“Primero, señalaría que la caverna era casi inaccesible”, escribió Kinkaid. “La entrada está 50 metros por debajo de la empinada pared del cañón. Está ubicada en tierras del gobierno y no se permitirá que ningún visitante esté allí bajo pena de transgresión”.

Egipto y el Nilo, Arizona y Colorado estarán unidos por una cadena histórica que se remonta a épocas que sacuden la imaginación de la ficción más salvaje.

El eje central de la ciudad subterránea era una cámara gigantesca desde la cual los pasajes irradiaban como los rayos de una rueda. Las paredes de la cámara principal estaban adornadas con espadas de cobre y tabletas cubiertas con símbolos jeroglíficos, no muy diferentes de los encontrados en Egipto. Otro hallazgo que apuntaba a un vínculo con Egipto eran los cuerpos momificados, de lejos las cosas más interesantes dentro de la ciudadela.

Ninguna momia promedia menos de 3 metros de alto y todos estaban envueltos en lino oscuro.

La exploración reveló algo sobre la religión de los gigantes:

A más de 30 metros de la entrada está la habitación en forma de cruz, de varios cientos de metros de longitud, en la que encontré el ídolo o imagen, del dios de los habitantes, sentado con las piernas cruzadas, con una flor de loto o lirio en cada mano.

Las características de la cara son las de un oriental, y también lo son las tallas de esta caverna. El ídolo casi se parece a Buda, aunque los científicos no están seguros de qué religión representan.
Via: ancient-code.com

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propios y de terceros para brindarle a usted la mejor experiencia de usuario en su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies