2 Aterradores textos apócrifos que fueron censurados

Muchos textos apócrifos buscan enviar el mensaje de respeto y temor a Dios, así como debemos amarnos los unos a los otros, pero entre las parábolas de pescadores y leprosos también hay historias crudas llenas de destrucción.

La Iglesia decidió no incluir entre sus textos seleccionados que aparecen en el Antiguo y el Nuevo Testamento, tomados como referencia, muchas historias que fueron tan fuertes que deberían ser censuradas. 

Textos apócrifos que la Iglesia omitió de la Biblia por ser tan impactantes

  1. La vagina de María quema la mano de una partera

Si un Papa no hubiera mantenido el “Protoevangelium de Santiago” fuera del Nuevo Testamento, las escenas de la natividad hubieran sido muy diferentes. Esta pieza apócrifa fue escrita alrededor del año 150 y cuenta la historia de cómo después de que María rompió el agua, José busca una partera. Sin embargo, la partera es innecesaria, ya que Jesús nace con un destello de luz, apareciendo en los brazos de María.

La partera se va y le explica a otra mujer llamada Salome lo que sucedió. Incrédulo, Salome decide probar la veracidad de la historia. María se deja inspeccionar, pero una vez que Salomé toca la vagina de María, exclama: “¡Ay de mi maldad y la incredulidad que me hizo probar el Dios vivo! Mira, mi mano se está cayendo de mí y está siendo consumida en el fuego”.

Afortunadamente, aparece un ángel y le dice a Salomé que toque al bebé Jesús para sanarse.

  1. Dios tuvo que inundar la tierra para matar a los gigantes que la devastaron

Todos conocen la historia bíblica de Noé: enojado con la humanidad por su maldad, Dios decide inundar la tierra, pero advierte a Noé de sus intenciones para que pueda salvar a los animales. Entonces Noé construye un arca y la llena con su familia y un par de cada especie animal para repoblar la Tierra después de la ira de Dios.

Los medios ángeles gigantes aterrorizaron a la Tierra, exigiendo toda la comida que los humanos podían producir. Cuando lo que ofrecieron no fue suficiente, fueron a comerse el uno al otro. En este punto, los arcángeles finalmente miraron hacia la Tierra, detectaron el incontrolado holocausto caníbal que estaba teniendo lugar y le pidieron a Dios que lo resolviera.

Después de obligar a los Vigilantes a observar cómo mataron o ahogaron a sus hijos, fueron encarcelados en las profundidades de la Tierra.

Que cualquiera que sobreviva tendrá una fiesta, ya que el Leviatán se arrastrará fuera del mar y el Behemoth emergerá de su escondite, y las personas restantes se alimentarán de su carne.
Por: Ana Karina Gourmeite

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propios y de terceros para brindarle a usted la mejor experiencia de usuario en su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies